El sector avícola se tasa en $14,8 billones

11 de enero de 2016

La avicultura del país, de la cual un 25% tiene asiento en Santander, es una industria sólida, creciente y de fuerte músculo financiero.

En los últimos 10 años, ha tenido un crecimiento sostenido; por ejemplo, en el año 2015, a pesar de tener en contra un dólar en pleno ascenso ($3.280) que encareció sus materias primas en más de un 30%, no dejó de hacerlo.

En su más reciente informe, el Departamento Nacional de Estadística, Dane, y el Programa Económico de Fenavi-Fonav, estimaron que el sector productor de carne y huevo en el país vale $14,8 billones.

Ese dato ubica a la avicultura como el sector de mayor producción agropecuaria, cifra que solo supera la ganadería, siempre y cuando se unan la producción de carne y de leche.

Igualmente, el estudio determinó que el sector avícola es el de mayor crecimiento, pues en 2005 se tasaba en $6,9 billones, frente a los $14,8 billones de 2014.

Frente al valor agregado, la investigación determinó que este llega a los $2,7 billones, de los cuales $1,7 billones corresponden a la parte pecuaria y $1 billón, a la parte industrial.

Según el informe, consignado en Avicultores, medio oficial de la Fenavi, del valor total de la industria, $7,7 billones corresponden a la producción en granjas y $7,1 billones, a la fase industrial.

Ahora, al tomar el sector por líneas de negocio, se tiene que el engorde (producción de carne) es de aproximadamente $5,1 billones; mientras que la de huevo llega a $2,5 billones.

Estas líneas de producción involucran la producción de carne de pollo, huevos, gallinaza, pollinazas y aves de descarte.

“El valor agregado total de la agroindustria avícola en sus dos fases pasó de $1,2 billones en el 2005, a $2,7 billones en el 2014”, se consigna en el informe.

Uno de los aspectos que llama la atención del sector es la automatización de sus procesos productivos, tanto en las granjas como en las plantas de procesamiento, lo que le ha dado mayor dinámica, eficiencia y competitividad.


Consumo

Tomando las cifras de Fenavi, los consumos per cápita de pollo y huevo han sido crecientes en la última década. 

En el 2005, el consumo per cápita año de carne de pollo en el país fue de 18,3 kilos y en el 2015, se cierra con 30,2 kilos. 

En cuanto al huevo, en el 2015 se tenía un consumo per cápita anual de 192 unidades y en el 2015, se llegó a 251. 

En la última década, el incremento en consumo de pollo fue de 11,9 kilos; es decir, se tuvo una media anual de 1,9 kilos. 

En huevo, el incremento en la década fue de 59 unidades. 

El mayor salto en el consumo per cápita de huevo se dio en 2011, y en pollo, en 2013. 


Fuente: www.vanguardia.com/economia/nacional/342920-el-sector-avicola-se-tasa-en-148-billones